Los Reclutas

Escrito por: ONEFA / Salvador Larios Pérez.

Photo by Derrick Treadwell on Unsplash.

Si bien el establecer las divisiones y celebrar un juego de campeonato anual, así como establecer sus franquicias y sus rosters, la NFL aún estaba lejos de ser una liga consolidada. En 1935 y 1936 surgieron dos nuevos retadores en la búsqueda de talentos: La Liga de Futbol del Medio Oeste (MWFL) y una segunda encarnación de la American Football League (AFL), respectivamente.

Esta última parecía determinada a establecer un mejor desafío para el “viejo circuito” que la “Liga Grange/Pyle” de 1926. Arrancan con seis equipos: Shamrocks de Boston, Yankees de Nueva York, Carneros de Cleveland, Americanos de Pittsburgh, Bravos de Syracuse (que terminan jugando en Rochester, Nueva York) y Tigres de Rochester (que terminan el torneo jugando el Brooklyn.

El más agresivo movimiento contractual que logró esta liga, fue hacerse de los servicios de Ken Strong, la gran figura de los Gigantes de Nueva York campeones de 1934, para jugar con los Yankees.

Pero había un problema adicional, al interior de la propia liga, que amenazaba su futuro, y era el hecho de que todo jugador que terminaba su elegibilidad universitaria, se convertía de inmediato en un agente libre a la disposición de cualquier equipo que lograra convencerlo, y como es lógico pensar, las franquicias más establecidas y ubicadas en los más grandes mercados -Osos de Chicago y Gigantes de Nueva York, preponderantemente- tenían ventaja sobre el resto de las franquicias.

Fue por ello que el dueño de la entonces joven franquicia de las Águilas de Filadelfia, Bert Bell, propuso un esquema de contratación de talentos que revolucionaría por completo la imagen de la NFL: el Draft.

El esquema del draft propuesto por Bell en la reunión de dueños celebrada el 19 de mayo de 1935, resultó tan exitoso que prevalece hasta nuestros días: cada equipo seleccionaba en orden inverso a su ubicación en la tabla de posiciones del año anterior, por lo que los equipos con peor desempeño tendrían acceso a los mejores talentos disponibles, y en caso de que algún equipo quisiera a un jugador reclutado por otra escuadra, sería necesaria una negociación entre las partes.

El primer draft fue celebrado en el Hotel Ritz-Carlton de Filadelfia, el 8 de febrero de 1936, y las Águilas, como sotaneros generales del torneo anterior, tuvieron el derecho de tener la primera selección global.

Para sorpresa de nadie, Bert Bell seleccionó a quien fuera considerado el mejor jugador de 1935, Jay Berwanger; con la segunda selección, los Pieles Rojas de Boston tomaron a Riley Smith, back de la Universidad de Alabama, y con la tercera selección, los Piratas de Pittsburgh se llevaron a William Shakespeare back de la Universidad de Notre Dame, quien por su nombre fue conocido, entre otros motes, como “El Bardo de Staten Island” (lugar donde nació), “El Bardo de South Bend” o “El Mercader de Amenaza” (en clara referencia a la obra del escritor británico, “El Mercader de Venecia”),

Smith sería el único de los tres que llegó a jugar en la NFL, jugando apenas dos campañas antes de que una lesión terminara con su carrera. Tanto Berwanger como Shakespeare encontraron más redituable el dedicarse a la industria del caucho. Bell negoció con George Halas los derechos de negociar con Berwanger, a cambio del guardia Art Buss. Luego de que Berwanger rechazara la oferta de las Águilas de $1,000 dólares por juego, pidió a Halas $15,000 por temporada, y la oferta de Halas fue de $13,500.

De hecho, en ese primer draft se reclutó un total de 81 jugadores, pero menos de la mitad de ellos firmarían contratos en la liga. Definitivamente, la economía de la NFL tampoco era lo que es hoy en día.

Pero pensar que ese primer draft fue un fracaso, está muy alejado de la verdad, ya que cuatro jugadores tomados en aquel año, alcanzarían en el futuro el Salón de la Fama del Futbol Americano Profesional. Solamente los Osos reclutaron a dos linieros, el tackle Joe Stydahar y el guardia Dan Fortmann, egresados de las Universidades de Virgina Occidental y Colgate, con los turnos 6 y 78 global, respectivamente. Ambos fueron claves para hacer de Sid Luckman una leyenda de la NFL, llevando a otro nivel el esquema “T” que, en 1940, les permitió lograr la mayor paliza en la historia de la NFL, en el juego de campeonato de aquel año ante los Pieles Rojas de Washington (73-0).

Otro fue compañero de Shakespeare en Notre Dame, el ala Wayne Millner. De hecho, ambos se combinaron para derrotar en la temporada de 1935 a Ohio State por 18-13, remontando una desventaja de 0-13, en un partido que en 1969 fue votado como el mejor en los primeros 100 años del futbol americano colegial.

Millner fue reclutado en la octava ronda por los Pieles Rojas de Boston, que un año más tarde encontrarían su hogar permanente en Washington D.C., jugando con ellos de 1936 a 1941, y luego de prestar servicio en la II Guerra Mundial, jugar una última temporada en 1945. Logró un campeonato de la NFL, en 1937.

El último de los cuatro fue probablemente el más famoso, el back Alphonse “Tuffy” Leemans, hijo de inmigrantes procedentes de Bélgica, quien inició su carrera colegial en Oregon y la terminó en la Universidad George Washington, en donde llamó la atención de Wellington Mara, hijo del entonces dueño de los Gigantes, siendo él quien recomendó su contratación. Leemans fue el único novato de su generación en integrar el equipo All-Pro en ese 1936, y llevaría a los Gigantes al campeonato en 1938. Tras una espera de 34 años (en ese momento la más larga en la historia del recinto de Canton), en 1978. Uno de sus principales rivales, el corredor de los Pieles Rojas, Cliff Battles, mucho tuvo que ver en la campaña para su entronización.

Alguna vez, el propio Wellington Mara declaró “si no soy recordado por nada más, quiero que se me recuerde por haber descubierto a Tuffy Leemans”.

La propuesta de Bert Bell ha revolucionado a la NFL, desde entonces hasta la actualidad… y muy probablemente mientras la NFL exista.


Bibliografía.

Peterson, Robert W., “Pigskin. The Early Years of Pro Football”, 1a. ed., 1997, Ed. Oxford University Press, pp. 119-120.

Wikipedia. https://en.wikipedia.org/

Anónimo. “1936-37 NFL Draft”. Professional Football Researchers Association (PFRA), The Coffin Corner. Vol. VII, N° 5, 1985, http://www.profootballresearchers.com/archives/Website_Files/Coffin_Corner/07-05-238.pdf

Braunwart, Bob, “All those AFL’s: NFL competitors 1935-41”, PFRA, The Coffin Corner, Vol. I, N° 2, 1979, http://www.profootballresearchers.com/coffin-corner70s/01-02-002.pdf

Smith, Don, “Tuffy Leemans: A real Tuffy”, PFRA, The Coffin Corner, Vol. VII, N° 1, 1985, http://www.profootballresearchers.com/archives/Website_Files/Coffin_Corner/07-01-213.pdf

Richman, Michael, “Wayne Millner”, PFRA, The Coffin Corner, Vol. XXIII, N° 1, 2001, http://www.profootballresearchers.com/archives/Website_Files/Coffin_Corner/23-01-877.pdf