La Rica Historia de Pumas vs. Aguiluchos

Escrito por: ONEFA / Salvador Larios Pérez

El próximo 10 de octubre está marcado como la fecha del retorno del futbol americano de Categoría Mayor a nuestro país, tras el parón forzado por la Pandemia del virus Sars-Cov2 en el 2020.


Y el encuentro designado para ello, será un choque de pretemporada entre los Pumas de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) y los Aguiluchos del Heroico Colegio Militar (HCM), el cual se celebrará en el Estadio de la Ciudad de los Deportes, a partir de las 11:00 horas.


Fueron estos mismos rivales los que dieron origen a la llamada Época de Oro del Futbol Americano en México, con la apertura del otrora catedral del futbol americano, el ambicioso proyecto deportivo del empresario Neguib Simón, que sería un complejo deportivo de primer nivel, pero que lamentablemente no pudo concretarse. Las únicas obras de ese proyecto que lograron edificarse, fueron ese estadio y la contigua Plaza de Toros México.

Tras el “boom” que produjo el campeonato alcanzado por los Burros Blancos del Instituto Politécnico Nacional (IPN) sobre los Pumas, la participación de equipos para el torneo de 1946 se duplicó, además de la UNAM, el IPN y los ya participantes Tigrillos de Educación y Dragones de la YMCA, se suma la reaparición del Club Wachachara, y las presentaciones del Club Piccolino, el Centro Atlético y Social (CAS) y los Aguiluchos del Heroico Colegio Militar.


La expectativa que levantaba este torneo, y la probada respuesta de la afición al deporte de las tackleadas, lo convertían en el evento perfecto para la inauguración del flamante inmueble.


El 4 de octubre de 1946, luego de que los ocho equipos participantes desfilaran ante una extraordinaria entrada, los capitanes Eduardo “Pocho” Herrera y Guillermo Ziaurritz se prepararon para el volado y el kick-off que daría inicio a esa inolvidable temporada.


Luego de perder el cetro el año anterior, los Pumas habían dado las gracias a quien sería el último coach estadounidense en su historia, Bernie Hoban, y abrirían paso a un coach que los dirigió en la temporada de 1942, y que a partir de esa fecha iniciaría una trayectoria de 18 años ininterrumpidos que lo convertirían en una de las máximas leyendas en la historia de nuestro futbol americano: Roberto “Tapatío” Méndez.


César Pulido fue nombrado como el primer head coach de los Águiluchos, con un cuadro con muy poca experiencia en la máxima categoría, pero con figuras que hicieron historia en el futbol americano nacional como Héctor “Teto” Córdova Ladrón de Guevara, quien ese día enfrentaría a su hermano Alberto “Chivo” Córdova, back de los Pumas y ya consolidado como una auténtica leyenda de los emparrillados nacionales.

Los Pumas iniciaron la reconquista del título, derrotando a los castrenses por un categórico 45-0.


Ciudad de los Deportes sería el escenario de cinco enfrentamientos más en los siguientes seis torneos, y si bien todos los ganó la Horda Dorada, los Águiluchos de Popotla fueron cerrando la brecha paulatinamente, sobre todo tras la contratación del HC estadounidense Robert Withlow como su timonel.


En 1947 los Pumas se imponen 46-12, pero el evento más destacado sería el I Tazón Azteca ante Randolph Field, donde la Selección Nacional se llevó un histórico triunfo por 24-19.


Para 1948 los Pumas no participaron formalmente en el torneo de Liga Mayor, por lo que únicamente programaron dos partidos ante equipos mexicanos, que no incluyeron al HCM.


1949, año en el que los Aztecas del Mexico City College (MCC) sorprenden a los dos grandes del futbol americano nacional para llevarse el campeonato nacional, fue también el año en el que los Aguiluchos estuvieron más cerca de romper la hegemonía azul y oro; sin embargo, en base a una férrea defensiva, los Pumas volvieron a imponerse, 14-0.


Para 1950, los Pumas vuelven a abrir distancias, al imponerse 39-7,y en 1951 su triunfo es por 32-12.


Sin embargo, por disposiciones internas del Colegio Militar, se anuncia que 1952 sería la última temporada de los Aguiluchos en la máxima categoría, en su campaña de despedida vuelven a caer ante los Pumas por 34-14, pero dan una gran sorpresa al vencer 37-12 al Mexico City College, ya con Héctor Córdova como su head coach, con lo que se despiden con el tercer lugar del torneo que marcó la inauguración del Estadio Olímpico de Ciudad Universitaria.


Ese año se celebró el VII Tazón Azteca, en donde la Base de la Fuerza Aérea de Hamilton derrotó a la selección nacional, dirigida por Anastasio “Látigo” Gerner, por 55-33. Tres jugadores representaron al HCM, el QB Mario “Kolinos” Bermúdez, el FB Felipe López Tello y el tackle Manuel González, mientras que la UNAM fue la base con un total de 23 de los 54 jugadores convocados, destacando entre ellos Gustavo “Pato” Patiño, Fernando “Cocodrilo” Lara, Manuel “Zambo” Yáñez, Juan Romero, Mauricio Weill, Delmiro “Turco” Bernal, Alfonso “Desalmado” García y Héctor Sosa.


Con la salida de los Aguiluchos, se cerró también una brillante página en la historia del futbol americano en México, pero hasta la fecha, dadas las condiciones particulares de reclutamiento al interior del HCM, no ha sido posible un retorno a la máxima categoría.


Por todo ello, el próximo 10 de octubre será una fecha memorable para el futbol americano nacional.