El Origen de la formación T

Escrito por: ONEFA / Igor Aragón

El futbol americano es un deporte que se practica en un campo de 120 yardas de largo por 53.3 yardas de ancho, y en él participan once jugadores por equipo en el terreno de juego y en la Organización Nacional Estudiantil de Futbol Americano, cada equipo de Liga Mayor puede tener hasta 70 jugadores en su planilla.


Tantas cualidades diferentes dentro del equipo que mantiene el balón, han hecho que sus entrenadores se conviertan en auténticos estrategas y así poder identificar las fortalezas de su escuadra. Por ende existen sólo dos jugadas ofensivas para poder llevar el balón a las diagonales, jugada de pase y jugada de carrera. No entraremos en los equipos especiales pues si bien también son jugadas ofensivas, no están diseñadas para ganar yardas a favor del equipo.


La lista es interminable y hay cientos de formas diferentes para poder acomodar al equipo ofensivo en el terreno de juego. Aquí comenzaremos mencionando a la formación T para en futuras entregas abarcar más formaciones.

Formación T


Esta formación es de donde parten la mayoría de las formaciones hoy en día. Con lo cual el quarterback se coloca directamente bajo el centro. Y consiste en tres corredores alineados alrededor de cinco yardas detrás del quarterback. Anteriormente se jugaba con dos ala cerradas que convertían a esta formación en una T de Poder, pero también se utilizaba la formación con sólo un ala cerrada y un solo receptor, lo que la convertía en una jugada de T abierta. 


Esta formación le es acreditada a Walter Campo en 1882, sin embargo años después cuando la actualización de las reglas nos llevó a permitir el pase adelantado, esta formación se volvió obsoleta. No fue hasta la actualización del reglamento que la formación T volvió a tener presencia en los esquemas ofensivos de toda la Nación en Estados Unidos.


Aún hoy en día diversos programas de futbol americano alrededor del mundo utilizan la formación T. Sin embargo su apogeo fue en la primera mitad del siglo pasado. Así pues la formación T fue el sello distintivo en primer lugar, de la Universidad de Stanford cuando eran dirigidos por Clark Shaughnessy en la década de los años 1940’s, también los Irlandeses Peleadores de Notre Dame utilizaron esta formación bajo el mando de Frank Leahy con la cual ganaron cuatro títulos nacionales. Por último, “El padre de la Formación T” fue George Halas, legendario entrenador de los Osos de Chicago con la cual en un partido de campeonato, blanqueó a los entonces Pieles Rojas de Washington, hoy Washington Football Team, en el lejano 1940 de la National Football League.


En 1942, el coach Don Faurot, de la Universidad de Missouri, desarrolló una potente variante de la “T” tradicional, la cual incluyó que el QB hiciera desplazamientos laterales para entregar el balón a los corredores, y no solamente hacia atrás, creando el esquema “Split-T”, o “T-abierta”.


Gracias a sus contactos en la Unión Americana, Roberto “Tapatío” Méndez aprovechó para traer la T-abierta a nuestro país, con los Pumas de la Universidad Nacional, y para ello contó con un backfield excepcional, con el QB Omar Cardona y los corredores Eduardo “Pocho” Herrera y Alberto “Chivo” Córdoba.


En 1950, el Coach Méndez agregaría a su arsenal las jugadas de opción, las cuales aprendió durante una Clínica con el coach Bud Wilkinson en la Universidad de Oklahoma, y las cuales develó en el Clásico de 1951, ante los Burros Blancos del IPN. Con Alberto “Muñeca” Saucedo orquestando a la perfección el juego desde la posición de quarterback, y con los corredores Juan Romero, Rafael “Tikao” Mathey, Manuel “Zambo” Yáñez y Mauricio Weill para entregar el balón, los Pumas se agenciaron la mayor paliza en la historia del clásico nacional, venciendo al IPN por 43-0.


La Formación T en nuestros días.


Aunque la formación T en el futbol americano no es tan utilizada como en la década de los años cuarentas del siglo pasado por las Ofensivas, esta sigue teniendo especial relevancia pues de ella parten diferentes esquemas ofensivos hoy en día. La formación T fue la primera formación en la que el mariscal de campo se posiciona con sus manos bajo el centro y recibía el balón para entregarlo en carrera o en su defecto desalojar hacia atrás para convertir la jugada en una de pase. 


Con la introducción de la formación T, el quarterback puede entregar el balón al corredor cuando este lleva gran velocidad y así atacar el hueco con menos tiempo de desarrollo a diferencia de que el corredor reciba el balón desde el centro. Esto derivó en unos esquemas de bloqueo más complejos que han ido evolucionando para llegar a jugadas de trampa o resbaladas. Otra de las ventajas de la formación T es que el quarterback puede realizar varios engaños de entrega de balón confundiendo así a la defensiva que tiene que esperar a que se desarrolle la jugada para poder reaccionar, así pues las jugadas se desarrollan más rápido que con un solo receptor y esto permitía que se eliminen los bloqueos dos a uno pues el corredor ataca con más velocidad el hueco así pues, los corredores dejan de ser tan versátiles en su posición pues solo se encargan de acarrear el ovoide. También la formación T puede correrse en formación Pistol.


Esta formación es particularmente efectiva en categorías infantiles pues se busca correr con el balón en primera instancia. Su simplicidad ayuda en la preparación de los futuros jugadores de categorías representativas de Liga Mayor de ONEFA. 


Gracias a los avances ofensivos de los Osos de Chicago, la formación T tomó un nuevo enfoque dinámico al mandar en movimiento a uno de los tres corredores de la formación para ubicarlo como segundo receptor. Esto creó más espacio a lo ancho del terreno de juego y convirtió a la formación en una posibilidad de cincuenta por ciento carrera y cincuenta por ciento pase. 


La formación escopeta o Shotgun es una formación derivada de la formación T aunque hoy en día se utiliza primordialmente para jugadas de pase, esta formación fue usada por primera vez por los 49ers de San Francisco en 1959 a 1960 pero fue popularizada por los Jefes de Kansas City en la década de los años 1960’s y a su vez por los Vaqueros de Dallas en la década de los años 1970’s.  La formación I también es derivada de la formación T en donde el corredor de poder se coloca frente al halfback para tener un bloqueo aún más poderoso. De la misma forma la formación Wishbone (hueso de pollo en inglés) fue una variante de la formación T, sin embargo por su poco uso ahora está casi extinta en su uso, sin embargo era una formación muy versátil que usaba la jugada de triple opción tal y como la aprovechó Oklahoma bajo las órdenes del Head Coach Barry Switzer, los equipos de Ohio del Head Coach Woody Hayes así como los equipos que dirigía Paul “Bear” Bryant en la década de los años 1970’s.


Esta formación fue cayendo en desuso porque requería de un corredor talentoso que pudiera convertir la primera entrega de balón en una optativa, y también porque las defensivas fueron ajustando sus esquemas. Además que esta formación es muy poco efectiva en jugadas por aire.